14/02/2017

Más de 250 expertos reunidos en Donosti han distinguido nuestro azul de cabra entre cerca de 3.000 quesos y lo han calificado como uno de los mejores del mundo en los World Cheese Awards 2016-17

Desde la costa de Euskadi hasta el corazón de Catalunya con un único veredicto: Medalla de Oro por el azul de cabra Muntanyola. Más de 250 expertos de todo el mundo han distinguido nuestro azul de cabra entre cerca de 3.000 quesos i lo han calificado como uno de los mejores del mundo en los World Cheese Awards, un prestigioso reconocimiento mundial otorgado en Donosti el pasado noviembre en el marco del International Cheese Festival.

De maduración lenta y con corteza delicada y frágil, el azul de cabraha sabido transmitir la cremosidad y la elegancia en el paladar que ha de tenir un queso con medalla de oro. Elaborado con leche de cabra pasteurizada, la pasta del interior es blanca, se endurece y se vuelve de un color amarillento cerca de la corteza, salpicada con pequeñas betas de color azul-verdoso. Un queso que se funde en la boca y con un gusto ligeramente picante, marida bien con un vino blanco tirando a dulce, incluso con cava. Un queso para recordar, compartir y repetir, un oro que nos inyecta energía para seguir trabajando para que el azul de cabra sea un oro cada día.

La medalla de oro es sobretodo un reconocimiento al trabajo bien hecho del equipo que cada pone en marcha la quesería: la Vane, la Maria Ànges, la Sílvia, el Carles, el Sebas, el Ferran, l'Esteve, el Toni, la Vera, la Alba, el David y el Bernat. Todos ellos hacen del azul de cabra mucho más que un queso, y es que la calidad, la proximidad y el valor social nos identifican y nos han dado la oportunidad de explicar en todo el mundo la quesería Muntanyola, un proyecto de AMPANS, una fundació que trabaja para promover la educación, la calidad de vida y la inserción laboral de las personas con discapacidad intelectual, enfermedad mental y otros colectivos en riesgo, creando y gestionando centros, servicios, programas y soportes.

Muntanyola estamos en Urpina, finca que AMPANS tiene en Sant Salvador de Guardiola (Bages). A partir de la donación de la finca, la entidad ha hecho crecer un hogar-residencia que acoge personas con discapacidad intelectual al lado de una viña; todo ello con un valor añadido: lo elaboran personas con una sensibilidad especial que gracias a una ocupación digna y de calidad pueden hacer realidad su proyecto de vida.

 

Formatgeria 68

Ver más notícias